El absentismo laboral y el control de los horarios


¿Eres de los que le tiene pocas ganas de ir por la mañana al trabajo? ¿Quizás seas de los que prefieren estar en casa mientras dicen que están malos? Si eres de este tipo de trabajadores has de saber una cosa, no ir a trabajar sin tener una causa justificada puede hacer que tu puesto de trabajo corra serio peligro. En estos casos estarías incurriendo en un caso claro de absentismo laboral y la empresa podría tomar medidas contra tí. ¿No sabes qué es el absentismo en el puesto de trabajo? Te lo explicamos brevemente.

Según dice la Real Academia de la lengua, el absentismo es una “abstención deliberada de asistir al sitio donde se cumple una obligación laboral”.

También podemos definir el absentismo en el puesto de trabajo como “aquella ausencia del puesto laboral y de los deberes laborales propios del mismo, infringiendo de esta manera las condiciones pactadas entre el empresario y el trabajador en el contrato de trabajo”.

Existen varios tipos de absentismo laboral

En contra de lo que pudiera pensarse, existen diferentes tipos de absentismo laboral  y no todos pueden ser considerados como absentismo sin causa justificada ni tener consecuencias laborales para el trabajador. Esto es un punto interesante y que no mucha gente conoce.

Así, no existe un único absentismo, sino que hay varios tipos. El más común, pese a lo que pueda pensarse, es el absentismo presencial. Este tipo se da cuando el trabajador está físicamente en el trabajo pero se dedica a leer el periódico, tuitear o mandar mensajes por el móvil. El despido objetivo está justificado en este caso.

Otro tipo de absentismo muy interesante es el justificado. Este es cuando el trabajador se ausenta con conocimiento de la empresa. Aquí tenemos muchos tipos de absentismo justificado, desde vacaciones hasta visitas médicas.

El último tipo es el absentismo sin justificación. Aquí es cuando el trabajador no asiste al puesto de trabajo sin dar una explicación, generalmente porque no le da la gana. Esta clase de absentismo laboral puede llevar al despido de forma justificada.

Más allá del absentismo, el control de los horarios de los empleados

Gestionar correctamente las ausencias laborales es importantísimo para cualquier empresa, pero hay otro apartado laboral que también es muy importante y no suele ser tenido en tanta consideración. Estamos hablando del control horario de los empleados. Si una empresa es capaz de medir el horario y productividad de los empleados se pueden conseguir mejoras en el cumplimiento de horarios y en la productividad empresarial.

Establecer una política de horarios laborales, en la que el incumplimiento del horario laboral haya de estar adecuadamente justificada y, si no lo está, puede acarrear sanciones, es una de las primeras medidas a tomar en el caso de apreciar instituir un control de horarios más pormenorizado. El empleado ha de saber a qué adherirse en lo que se refiere a su horario y que género de sanciones puede acarrear.

Asimismo hay otras medidas que promueven la flexibilidad laboral y el trabajo a distancia, usando sistemas de control de horarios con tecnologías de vanguardia, que dejan una mayor conciliación laboral al empleado.